Current cart in use:
SHOPPING CART
Cart: items = $0.00
Title Qty
your cart is empty

Explore

In Stock

Genre

Format

Artists

Actors

Specialty

Rated

Decades

Explore

In Stock

Genre

Format

Artists

Actors

Specialty

Rated

Decades

Color

Explore

In Stock

Genre

Format

Artists

Actors

Specialty

Rated

Decades

Explore

In Stock

Genre

Platforms

Artists

Specialty

Decades

Color

Style

Colores Olores Ruidos
  • Artist: Humberto Cars
  • Label: CD Baby
  • UPC: 634479190803
  • Item #: SRD919080
  • Genre: Folk
  • Release Date: 7/17/2007
  • This product is a special order
  • Rank: 1000000000
CD 
List Price: $16.98
Price: $15.03
You Save: $1.95 (11%)

You May Also Like

Description

Colores Olores Ruidos on CD

Era agosto y el sol derretía el alquitrán como el café caliente derrite el hielo. Mi padre conducía un Seat de color azul. Un azul clarito, como los ojos de mi madre. Mi abuela le esperaba en la bolera y yo aún no estaba, pero latía cada vez más deprisa. Me lo han contado tantas veces que parece que era yo quien conducía aquel coche. Todo sucedió en un instante, intentó esquivarle pero... rodó, rodó varias vueltas sobre la nacional 634. Mi abuela lo vio todo, se quedó bloqueada, se echó las manos a la cabeza y respiró deprisa, cada vez más deprisa, tan deprisa como el corazón de mi madre. Mi padre salió del coche nervioso pero intacto. Sólo tenia una brecha en la frente: él había nacido y yo también. Me llamo Humberto como mi tío abuelo, un emigrante de tantos, que se marcharon a hacer las Américas. Dicen que era valiente. Jamás regresó y no lo conocí. Crecí envuelto en el ruido de la general, carretera que bordeaba mi casa, con el olor a resina de pino, madera cortada en verano y en el silbido de un tren de mercancías del que tantas veces conté vagones a lo lejos. De tardes en las que una vieja afiladora de cinta marcaba el ritmo en la sierra, al lado del taller. Todo era de un verde incomprensible. Intenso y fugaz a la vez, como crecer. Tan incomprensible como la necesidad que sentía de escribir, de contar... de cantar. Queriendo descubrir, aprender y compartir me marché. Cambié todo aquel verde por una mezcla de marrón. Ahora, aquí me gusta oler el café recién hecho,tal vez por mi madre, encender un incienso de Ébano quizá por mi padre y tocar la guitarra no sé por qué. Vivo en un 4º derecha alquilado, al sur de la estación. Vivo bajo un cielo enladrillado de nubes y de mis labios resbalan palabras y notas, como gotas de limón en la garganta de aquel agosto. Escribo lo que veo, miro por encima de los tejados y a lo lejos aun hay verde. Todo es diferente. Otros colores, otros olores, otros ruidos pero los mismos ojos azules me inundan. Cuando llegue noviembre todo tendrá un tono parecido. Porque noviembre no es más que una estación, donde un día quise partir, sin partirte el corazón.